Más que solo una cama

Por muchos años, los hoteles sirvieron el propósito de brindar un techo con un nivel básico de  conveniencia y el confort a los viajeros que llegaban a dormir en las noches mientras trabajaban o paseaban de día. Pero esos días han quedado atrás, ahora cada vez más huéspedes buscan hoteles que sean una experiencia y una aventura en sí mismos y que, además, se alejen del término “estándar”.

Los hoteles boutique son la respuesta a esta nueva demanda. Se dice que este nuevo tipo de alojamiento surgió en la década de los 80 en los Estados Unidos y el Reino Unido, para complacer a los turistas más exigentes que buscaban una experiencia personalizada y distinta a la que ofrecían las grandes cadenas hoteleras.

El término hotel boutique se refiere a aquellos que destacan por ofrecer un servicio personalizado, en medio de un ambiente único y usualmente lujoso.   Además, son hoteles pequeños que no superan las 100 habitaciones; en Latinoamérica, el promedio tiene  30 o menos.

Al llegar a un hotel de esta categoría, es común encontrarse con edificios que tienen un alto valor arquitectónico, así como encantadoras  propiedades que antes fueron residencias familiares.  En el interior sobresale su diseño original, muchas veces “de autor” o estilos clásicos (toscano, caribeño, rústico). Las habitaciones ofrecen también una decoración única con toques personales, como pinturas de artistas locales y camas y accesorios hechos por artesanos de la zona.

Los huéspedes pueden esperar otras amenidades exclusivas, como discos con una selección propia de música autóctona y productos de higiene personal como jabones, champú y cremas naturales y elaboradas por grupos comunitarios y de mujeres, mientras que otros lugares ofrecen productos de marcas prestigiosas y reconocidas.  Muchos hoteles ofrecen además servicios de Spa de lujo; cuentan con chefs y bartenders de renombre, ajustan el menú a las necesidades alimentarias de sus clientes y sirven alimentos con valor agregado, como cafés gourmet, vegetales y frutas orgánicas,  ¡incluso sembradas en su propia huerta!

Gracias al crecimiento y posicionamiento de los hoteles boutique, es posible encontrar opciones en casi todos los destinos, ya sea de playa, bosque, ciudad, rural, etc. Igualmente, hay opciones sostenibles que le asegurarán una estadía inigualable y responsable con le medio ambiente y las comunidades:

Casa Ceibo Boutique Hotel & Spa, Ecuador: ubicado en la Bahía de Caráquez, en costa de Ecuador, este hotel tiene18 habitaciones de lujo y decoradas con muebles de la madera más fina del área, elaborados por artesanos locales.

Gaia Hotel and Reserve, Costa Rica: este hotel y resort boutique de playa y cinco estrellas es miembro del “Preferred Hotel Group”. Sus 20 suites y villas están en el corazón de los magníficos bosques de la costa del Pacífico Central de Costa Rica.

Boutique Hotel Casa Naranja, Nicaragua: este pequeño hotel se encuentra en una destacada casa colonial nicaragüense y está comprometido a crear una atmósfera que exhiba el talento de los artesanos y artistas de Nicaragua.

Aventúrese a vivir una experiencia de hospedaje boutique. Encuentre una lista completa de hoteles boutique sostenibles en ViajeSostenible.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s