Las alfombras “santas” de Antigua

Los católicos alrededor del mundo están preparándose para celebrar, en pocos días, la Semana Santa. Este periodo implica oración, ayunos, devoción y, en muchos países, y la realización de las tradicionales procesiones. Para los viajeros, este es un gran momento del año visitar Latinoamérica y vivir una auténtica experiencia de turismo cultural.

Una procesión es un desfile religioso organizado de personas que realizan un recorrido, usualmente, como una ofrenda a Dios, a la Virgen o a los santos. Las procesiones están inspiradas en pasajes bíblicos, por lo que los participantes van vestidos con trajes de la época romana y cargan imágenes, por ejemplo, de Jesús y la Virgen. Durante el recorrido se puede ir en silencio, cantando himnos o entonando oraciones. IMG_7783

Las procesiones pueden iniciar en la cuaresma y celebrarse cada domingo antes de la Semana Santa. Pero es a partir del Domingo de Ramos que inician los recorridos incluso diarios. Las procesiones más grandes y elaboradas se ven desde el Jueves Santo y hasta el Domingo de Resurrección.

España, Argentina, Perú y Guatemala son mundialmente reconocidos por sus vistosas y estremecedoras procesiones. Sin embargo, se dice que las procesiones de Guatemala son las mejores de América, principalmente las que se realizan en la ciudad colonial de Antigua.

Durante la Semana Santa, las estrechas y empedradas calles de Antigua se colman de turistas nacionales y extranjeros que viajan solo para apreciar estos actos devocionales. Pero hay otro elemento que las hace únicas en el mundo: las hermosas alfombras de aserrín que los católicos guatemaltecos elaboran detalladamente para decorar la ruta donde pasarán las procesiones.

Las alfombras despliegan impresionantes diseños mayas, romanos y otros inspirados en la naturaleza, los cuales se hacen a partir aserrín de colores, flores, frutas, vegetales, pino y otros materiales. Familias, vecindarios y hermandades enteras se organizan para decorar las calles afuera de sus casas e iglesias, reuniendo su talento, esfuerzo y hasta el dinero para comprar los materiales y moldes necesarios para crear las alfombras. IMG_7623

Dependiendo de su longitud y dificultad, la elaboración de una alfombra llega a tomar unas pocas horas o, bien, noches y días completos. Algunas alfombras en Antigua llegan a medir casi un kilómetro de largo.

Ver a la Antigua convertida en un taller de artistas es un festín visual para los visitantes, quienes se pasean por sus calles capturando las imágenes del proceso creativo y de las obras finales. La vida de una alfombra es corta, lo que las hace aún más especiales.

El inicio de la procesión marca el momento de mayor esplendor de las alfombras, pero también su fin. Las calles repletas de gente se llenan de incienso blanco, detrás del cual viene el grupo de gente con sus vestimentas especiales y oraciones o canticos, mientras que los más fuertes van cargando andas pesadísimas sobre las que se llevan las preciadas imágenes. Todos marchan pausadamente sobre las hermosas alfombras que esperaban pacientes este momento. En pocos minutos, detrás de la procesión solo quedan los restos de los coloridos tapices y, casi de inmediato, un equipo de limpieza barre los residuos para dejar las calles limpias otra vez.

En unas horas y en otra calle de Antigua el proceso se repite otra vez hasta que llega el fin de la Semana Santa.

IMG_7646

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s