Archivo de la etiqueta: rainforest alliance

Turismo sostenible ayuda a conservar la cultura y naturaleza de un pueblo indígena

Kapawi Ecolodge & Reserve

La selva que se ubica cerca de la frontera que separa a Ecuador y Perú es una de las partes más remotas y protegidas del noroeste de la cuenca Amazónica. Una región prístina y de una enorme belleza, cuyos bosques albergan al menos 19 especies de mamíferos, 37 especies de anfibios, 11 de reptiles y unas 250 especies de aves. En sus territorios también habita un conjunto de comunidades indígenas de la nacionalidad Achuar, la “gente de la palmera achu”, planta que abunda en los pantanos de la zona.

Los achuar mantienen vigentes sus ricas tradiciones ancestrales y han vivido por años de la agricultura de subsistencia, de la caza, la pesca y de la recolección en el bosque húmedo tropical. En 1993, estas comunidades decidieron probar suerte en el turismo como una nueva oportunidad de desarrollo económico.

En 1996, los achuar se aliaron a un empresario ecuatoriano para fundar  Kapawi Ecolodge & Reserve. El hotel fue construido por artesanos locales con materiales propios de la zona y con un estilo  nativo. Un 90 por ciento del personal de Kapawi son achuar, quienes velan porque el hotel funcione de forma “ecológicamente responsable y culturalmente sensible”, según lo que dicta su propio estilo de vida.

En pocos años, el proyecto comunitario se convirtió en un éxito total. National Geographic lo denominó como uno de los “Mejores Hoteles de Ecuador” en el 2011; ganó el Premio Ecuador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo 2010, el “Premio Ecoturismo 2002″ de Skal International – Professionnels du Turisme y el premio “Excelencia en Ecoturismo 2000” de Conservación Internacional. Este año Rainforest Alliance reconoció a Kapawi como “Promotor de los estándares de sostenibilidad 2013” durante su gala anual en la ciudad de Nueva York.

El gerente general de Kapawi, Andrés Ordóñez, nos cuenta sobre el éxito de Kapawi no solo como empresa sino como un motor de desarrollo  y una herramienta para preservar la cultura achuar.

Pregunta: ¿Por qué los achuar decidieron aportar al turismo en lugar de otras actividades para diversificar sus ingresos?

Kapawi Ecolodge & ReserveOrdóñez: Cuando inició el proyecto a mediados de los 90, no estaban muy claras las posibilidades desarrollo que existían para estas comunidades.  En las décadas anteriores hubo mucho conflicto con la exploración y explotación petrolera, mientras que la agricultura no era una buena opción por las condiciones geográficas y porque a los habitantes locales les bastaba con los huertos para consumo propio. Entonces el turismo se presentó como una propuesta innovadora que les permitía generar ingresos, cumplir su deseo de ser reconocidos y consolidarse como nacionalidad, y obtener posesión legal de sus tierras. Además, los convertiría en pioneros en la región.

P: ¿Cómo se han beneficiado los habitantes locales del gran éxito que tiene Kapawi?

O: Más que una marca y un negocio, el hotel es la punta de lanza de la Nacionalidad Achuar del Ecuador. Kapawi se ha convertido en una herramienta para preservar la cultura Achuar y sus tierras a través del turismo sostenible, el cual ha generado muchos empleos y oportunidades de capacitación, ingresos para las familias y ha expuesto a estas comunidades ante el mundo como los guardianes de la selva.

P: ¿Cómo contribuye el hotel al bienestar económico de las comunidades achuar?Kapawi Ecolodge & Reserve

O: Además de proveer empleos, los recursos económicos recaudados por el ingreso de turistas se entregan trimestralmente a la comunidad para costear varias necesidades. La prioridad es apoyar la salud y la educación, entonces primero se destina dinero a las escuelas y clínicas. El dinero adicional se distribuye entre los gastos administrativos de cada una de las seis comunidades, en capacitación, talleres y en proyectos de innovación, como la construcción de la primera canoa solar de la Amazonía que tenemos en fase final de implementación.

P: ¿Por qué optó Kapawi por la certificación de SmarVoyager y la verificación Rainforest Alliance?

O: Porque las certificaciones y verificaciones apoyan la gestión responsable al brindar una garantía de nuestros esfuerzos en sostenibilidad y reforzar las acciones que toma el hotel en esta dirección.

P: ¿Cómo recibieron los empleados y la comunidad el reconocimiento “Promotor de los estándares de sostenibilidad 2013” de Rainforest Alliance?

Kapawi Ecolodge & ReserveO: Se recibió con una emoción significativa por la importancia internacional del reconocimiento y porque Rainforest Alliance ha sido aliado especial para Kapawi durante muchos años. Este premio reconoce la gestión de las comunidades y particularmente el trabajo del personal de Kapawi, quiense se consideran ecuatorianos que comprenden la importancia de la sostenibilidad. Estamos muy orgullosos de ser una de las pocas empresas que tiene al turismo sostenible como eje de sus operaciones.

P: ¿Cuáles son los principales retos que enfrenta la empresa?

O: El principal desafío es mantener activa y viva la cultura achuar, porque las tentaciones de desviarse son muchas. Además, el hotel es ahora 100 por ciento propiedad de la comunidad, lo que es un gran logro pero también significa que sus dueños no tienen aún los suficiente recursos económicos para recapitalizar e innovar, algo clave para enfrentar la competencia regional y las crecientes necesidades internas.

P: ¿Es más difícil mantener viva la cultura tradicional  cuando deben adaptarse a las necesidades modernas del negocio, como adoptar nuevas tecnologías y aprender otros idiomas?

O: Como dijo Darwin, “la especie que sobrevive es la que se adapta a los cambios”. El dinamismo contemporáneo acelera algunos cambios, pero los achuar mantienen una relación de armonía y respeto con su tierra, lo que ha sido la pieza clave para preservar un fuerte orgullo y vínculo con sus raíces y mantener un negocio basado en sus tradiciones. La tecnología, Internet, aprender idiomas, son herramientas de trabajo que fortalecen la empresa y  ayudan a los achuar a compartir su cultura con el mundo.

P: ¿Cómo planean mantener  y mejorar el modelo de negocios y turismo sostenible de Kapawi Ecolodge?

Kapawi Ecolodge & ReserveO: Tenemos que mantener las prácticas de sostenibilidad cultural y ambiental, mientras trabajamos simultáneamente en la innovación del modelo del negocio. Queremos que el impacto positivo de Kapawi llegue a más comunidades e impulse un desarrollo productivo.  Ya estamos ya trabajando en esto y esperamos iniciar una nueva etapa en el 2014.

P: ¿Cómo ha cambiado su propia vida desde que trabaja en Kapawi?

O: He trabajado en el sector turismo durante 18 años y en turismo comunitario desde hace 10 años, sin embargo, este trabajo es especial. Trabajar en Kapawi conlleva un compromiso extraordinario y una entrega a largo plazo porque debemos no solo cumplir los objetivos del negocio, sino que se debe apoyar la visión de todo un pueblo, de 7.000 personas quienes buscan preservar su cultura y  naturaleza y vivir en armonía con ella.

Anuncios

Un sueño de turismo sostenible y accesible

La ciudad de Baños, en la provincia de Tungurahua, Ecuador, está declarada como la ciudad más accesible el país y se  promociona como un destino turístico internacional para turistas con discapacidades. Alfonso Eliécer Morales es una de las personas que ayudó para que esto fuera posible.

Morales es un inspirador ejemplo de alguien que ha convertido la adversidad en una oportunidad de vida. A pesar de que un accidente le impidió volver a caminar desde su juventud, él se ha destacado como deportista. Morales participó con la Selección nacional de Ecuador de básquetbol en silla de ruedas durante los Juegos Panamericanos Especiales 1989 y estuvo en la Selección nacional de deportistas discapacitados en los Juegos Paraolímpicos Atlanta 1996. En 1995, creo y participó en la Primera gira a Ecuador en silla de ruedas.

Este luchador ha sido conferencista en casi una decena de eventos nacionales e internacionales sobre discapacidad, particularmente en el área del turismo. Entre el 2005-2009 fue concejal de su comunidad, puesto en el que se propuso promover un turismo rural sostenible y accesible para las personas con discapacidad. Con este fin abrió el Hostal Familiar Las Granadillas, un alojamiento sostenible verificado Rainforest Alliance que brinda facilidades para los turistas discapacitados que disfrutan de la aventura.

En esta entrevista, Morales nos cuenta su historia y la gran labor que realiza para promover el derecho de accesibilidad y el turismo sostenible. 

Pregunta: ¿Cómo ocurrió su accidente?

Morales: Tuve un accidente laboral hace 25 años, cuando tenía casi 20 años y trabajaba para una pequeña empresa constructora. Yo estaba conduciendo un tractor cuando se desmoronó una montaña aledaña y como quedé atrapado se me fracturó una de las vértebras de la columna.

P: ¿Cuándo decidió convertirse en deportista?

M: Durante mi infancia, me encantaba subir a los árboles, caminar para descubrir la naturaleza y ayudar en las labores cotidianas; en particular me encantaba estar en el agua y en mi escuela destacaba en la natación.  En 1990, tres años después del accidente y de una dolorosa rehabilitación, ya estaba adaptado a usar la silla de ruedas. Entonces participé y gané la carrera de atletismo “Quito Últimas Noticias”. Esto me motivó a participar en otros eventos nacionales e internacionales. El deporte me ayudó a integrarme y superar los retos de mi nueva forma de vida.

P: ¿Por qué decidió incursionar como empresario turístico?

M: Tres años después del accidente, ya me sentía más independiente en mi vida cotidiana y regresé a mi ciudad natal Baños de Agua Santa, la cual ha sido siempre un fuerte destino turístico.  Mi abuelita  me regaló un terreno muy lindo, estratégico y paisajístico en la comunidad  y pocos meses después construyeron una vía para el tránsito de vehículos. En ese momento me dije “aquí será mi casa  y mi hospedaje”.

P: ¿Cómo surge la idea de levantar un hostal amigable con las personas discapacitadas?

M: Acá es muy difícil conseguir hospedajes accesibles para viajeros con discapacidades como la mía, y los que hay son en hoteles cuatro o cinco estrellas, cuyos costos son muy altos para la mayoría de nosotros. Eso me motivó a ofrecer una alternativa.

P: ¿Cómo reaccionó su familia y comunidad frente a estos planes?

M: Al inicio, dudaban que pudiera construir este sueño, principalmente por la inversión económica que implicaba. Sin embargo,  sabían que sería un éxito por el entorno, el paisaje y la ubicación. Estamos en el campo, pero en solo 20 minutos de caminata podemos ir y venir de la ciudad. Al final, todos me apoyaron de alguna manera.

P: ¿Cómo ha sido la aventura de ser empresario turístico y de tener un alojamiento pionero en su estilo?

M: No ha sido fácil. Tuvimos retos para hacer contactos y difundir la comunidad como un destino turístico –a pesar de que pertenecemos a una ciudad turística, no todos sus atractivos han sido bien promocionados–. Poco a poco, la gente nos ha ido conociendo y mis propios clientes satisfechos hacen la difusión boca a boca del proyecto. También fue difícil solicitar un crédito bancario tras otro para completar el hostal. Afortunadamente, el proyecto se ve como algo interesante, único y con potencial.

P: ¿Qué hace especial al Hostal Familiar Las Granadillas para el turista general?

M: Nuestra ubicación es muy ventajosa,  estamos en un sector rural pero muy cerca de la ciudad y nos rodean tres senderos turísticos: Puente de San Francisco – Illuchi Alto – Las Antenas, Río Guambo – El Tablón – Montañita e Illuchi Bajo – Puente de Sauces. También tenemos vistas excepcionales del sur de la ciudad, de la montaña Santa Rosa de Runtun, las cascadas de La Virgen, las montañas de Mintza, el volcán Tungurahua con sus eventuales erupciones con ceniza o vapor de agua, el río Pastaza, el Callejón Andino Oriental, las montañas de Sauces y las montañas de Pucara, entre otros.

Adicionalmente, nuestras instalaciones son espaciosas, tenemos jardines, peceras y una pequeña colección de antigüedades. Pero lo que nos hace más especiales es la atención personalizada que brindamos a nuestros visitantes, a quienes vemos como miembros de nuestra familia.

P: ¿Cuáles son los principales atractivos de la comunidad de Iluchi?

M: Además de todos los atractivos naturales que mencioné, esta comunidad es muy segura y la gente es muy amable y única en sus tradiciones y solidaridad. Illuchi también es líder en producción agrícola orgánica y está muy cerca de la ciudad. Además, contamos con todos los servicios básicos gracias al gran trabajo de los líderes comunales, y la vía de acceso está muy bien cuidada.

P: ¿Por qué decidió adoptar prácticas de turismo sostenible y cuáles son sus principales esfuerzos en esta área?

M: Yo crecí en el campo, por lo que me identifico con la tranquilidad y el entorno natural, y estoy consciente de que debo ser parte de su conservación y causar el mínimo impacto posible con mi actividad. Las capacitaciones y el apoyo constante de Rainforest Alliance me motivaron a concientizarme y comprometerme más.

Por ejemplo, las mesas, muebles y maceteros están hechos con madera que quedó de la construcción de nuestra casa. La madera utilizada en nuestras chimeneas es de eucalipto (no tradicional) o reciclada de los invernaderos o del río. Usamos bombillas eléctricas que ahorran energía y rellenamos las peceras con agua de la lluvia. Encendemos las chimeneas con grasa o aceites reciclados de la cafetería. Reciclamos la basura orgánica, plástica y el vidrio y entregamos estos materiales a personas pobres de la comunidad para que puedan venderlos, a cambio nos ayudan un medio día dando mantenimiento de nuestros jardines; también reutilizamos algunas antigüedades como lámparas, floreros y maceteros.

Asimismo, contratamos personal local y compramos alimentos producidos en la zona. Hace poco creamos un exitoso plan de incentivo llamado  “Dulces o frutas por botellas”, invitando a los niños de la comunidad a traer botellas plásticas y de vidrio vacías y a cambio les damos una fruta o un dulce. Los estudiantes de la comunidad tienen permiso de usar nuestra Internet inalámbrica. Finalmente, hospedamos de forma gratuita a las personas que brinden capacitaciones a nuestra comunidad.

P: ¿Cuál es el mensaje que transmite a las personas con discapacidad y sus familias mediante sus charlas y proyectos?

M: Trato de transmitir mis experiencias muy humildemente para que las personas que atraviesan una situación similar sepan que nada es imposible a pesar de las dificultades; todo es posible si sabemos soñar y trabajar con fé y cariño por nosotros mismos y los demás. La familia es importantísima en este proceso, pero sobre todo lo es nuestra fuerza de voluntad.

Como parte de esta labor, desarrollé el Plan de turismo recreativo y entrenamiento en vida independiente para personas con discapacidad y sus familias.  El programa dura desde una semana hasta tres meses y consiste en actividades relacionadas con crear un vida independiente y dar un poco de formación en sostenibilidad; la meta es crear ciudadanos libres, capaces, consientes e interactivos.

P: ¿Qué planes futuros tiene para su empresa?

M: Tenemos muchos planes, particularmente crecer en espacio, dar cada día mejor atención y mejorar nuestros procesos de sostenibilidad y la calidad de vida de mis colaboradores y clientes.