Archivo de la etiqueta: turismo sostenible

Joyas culturales escondidas: El magnífico halcón de Perú

Andean Adventures Peru

Machu Picchu es quizá la principal atracción de Perú, pero lo cierto es que este país tiene muchas más impresionantes joyas arquitectónicas que vale la pena visitar.  Una buen ejemplo es  una fortaleza Inca ubicada dos kilómetros al norte de Cuzco llamada Sacsayhuamán, palabra que proviene del quechua y significa  “lugar donde se sacia el halcón”. La fortaleza, que ofrece una vista impresionante de Cuzco,  debe su nombre a que era vista como un poderoso halcón que custodiaba la capital del imperio. Algunos arqueólogos dicen que Sacsayhuamán no era un fortín sino que fue una Casa Real del Sol, creada para adorar al gran dios Sol. 

Sacsayhuamán se caracteriza por sus murallas exteriores que sobrepasan los 9 m de altura, hechas con piedras que forman bloques de más de 350 toneladas de peso.  El complejo cuenta con túneles subterráneos, anfiteatros, terrazas, acueductos y construcciones para realizar rituales.

Se calcula que su construcción demoró unos 50 años y que se requirió el trabajo de 20.000 hombres aproximadamente.

Esta foto es cortesía del tour operador sostenible Andean Adventure Tours.

Anuncios

5 lugares maravillosos para avistar ballenas en América Latina

¿Sabía que en América Latina se pueden encontrar unas 64 especies de ballenas, delfines y marsopas, lo que representan el 75% de las 86 especies conocidas de cetáceos en el mundo? Por esta razón, la región se ha convertido uno de los destinos favoritos para los turistas que quieren ver estas impresionantes criaturas.

Se calcula que el turismo de avistamiento de cetáceos genera ingresos por unos $300 millones de dólares anuales y beneficia a unas 91 comunidades en 18 países latinoamericanos. Esta actividad representa una alternativa económica más rentable y amigable con el ambiente para comunidades costeras que antes dependían de la pesca y hasta de la explotación irresponsable de los recursos marinos.

La oferta de empresas que ofrecen excursiones sostenibles de avistamiento de cetáceos también ha crecido de forma significativa en los últimos años y pueden encontrarse en casi cualquier destino costero en la región. Estas empresas respetan las legislaciones ambientales, cuentan con certificaciones y verificaciones de sostenibilidad y, en algunos casos, hasta tienen certificados especiales de turismo marino responsable. En ViajeSostenible.org puede encontrar un listado con algunas opciones.

Hoy queremos invitarlo a conocer cinco de los mejores destinos en América Latina para observar ballenas y otros cetáceos:

1. Baja California, México

Foto de la Casa Mexicana de la Ballena Gris, México

Las aguas de Baja California y el del Mar de Cortéz son el mejor sitio para avistar a las famosas ballenas grises (Eschrichtius robustus). En la península hay lagunas de agua salada rodeadas por el desierto que es donde las ballenas grises arriban para aparearse y parir a sus crías a plena vista de los espectadores. La mejor temporada para avistar ballenas en Baja California es de enero a abril pero durante el resto del año también se pueden ver ballenas azules y cachalotes.

2.    Bahía Ballena, Costa Rica

Foto de Bahia Aventuras, Costa Rica

En el Pacífico sur del país se ubica este importante hábitat para las ballenas jorobadas (Megaptera novaeangliae). Estas criaturas migran dos veces al año (desde finales de diciembre hasta finales de abril y de julio a septiembre) a las cálidas aguas de la bahía para aparearse y parir.  Para proteger este valioso sitio, el gobierno de Costa Rica creó el Parque Marino Ballena, el cual es un santuario para estas y otras especies marinas como los delfines comunes y nariz de botella, manta rayas y el tiburón martillo.

3.    Praia do Rosa, Brasil

Foto de Turismo Praia do Rosa, Brasil

Brasil es el destino turístico líder en Suramérica para el avistamiento de mamíferos marinos, recibiendo unos 167.107 observadores cada año. También cuenta con un record de 11.500 de avistamientos de ballenas registrados en el 2011. Praia do Rosa, una hermosa playa en el Atlántico sur del país, recibe cada año, durante los meses de junio a noviembre, a las ballenas francas australes (Eubalaena australis). Estos animales deleitan a los turistas con saltos impresionantes que dejan ver hasta el 75% de su cuerpo.

4.    Chiloé-Corcovado, Chile

Foto de Whitley Fund for Nature

El área que comprende la Isla Chiloé y el golfo de Corcovado, al sur de Chile, es el lugar de mayor concentración de las ballenas azules (Balaenoptera musculus) en el hemisferio sur. Este es uno de los hábitats costeros más ricos de Suramérica, una de las razones por las que estas gigantescas ballenas llegan a satisfacer sus formidables requerimientos dietéticos de entre dos y ocho toneladas diarias de krill. La ballena azul se hospede en Chile en los meses entre diciembre y abril.

5.    Península Valdés, Argentina

Foto de Mis Wallpapers

Este sitio se considera la meca para los observadores de cetáceos, ya que es donde se concentra la mayor población reproductora de las ballenas francas australes, se calcula que cada año llegan cerca de 4.000 individuos. En la península también abundan otras especies marinas como las orcas, los lobos y elefantes marinos y lo pingüinos. Gracias a su riqueza natural está nombrada como Sitio Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.  La temporada pico de avistamiento es entre julio y diciembre.

* Vea más información en el informe “Estado del Avistamiento de Cetáceos en América Latina” por Erich Hoyt y Miguel Iñíguez.

Foto de la semana: la ruta Salkantay

Se dice que la mejor parte de viajar es el camino, no el destino. Muchos turistas visitan las históricas ruinas de Machu Picchu, pero son pocos los que completan la ruta Salkantay, una alternativa más larga e intensa al popular Camino Inca. La ruta Salkantay ofrece impresionantes vistas de algunas de las montañas más bellas del mundo; esta es solo una de las razones que le valió entrar en la lista de los mejores 25 senderos del mundo de la revista National Geographic Adventure.

Esta fotografía fue tomada por Mountain Lodges of Peru durante su caminata transandina “lodge to lodge”, la cual empieza en el Salkantay Lodge.

Turismo sostenible ayuda a conservar la cultura y naturaleza de un pueblo indígena

Kapawi Ecolodge & Reserve

La selva que se ubica cerca de la frontera que separa a Ecuador y Perú es una de las partes más remotas y protegidas del noroeste de la cuenca Amazónica. Una región prístina y de una enorme belleza, cuyos bosques albergan al menos 19 especies de mamíferos, 37 especies de anfibios, 11 de reptiles y unas 250 especies de aves. En sus territorios también habita un conjunto de comunidades indígenas de la nacionalidad Achuar, la “gente de la palmera achu”, planta que abunda en los pantanos de la zona.

Los achuar mantienen vigentes sus ricas tradiciones ancestrales y han vivido por años de la agricultura de subsistencia, de la caza, la pesca y de la recolección en el bosque húmedo tropical. En 1993, estas comunidades decidieron probar suerte en el turismo como una nueva oportunidad de desarrollo económico.

En 1996, los achuar se aliaron a un empresario ecuatoriano para fundar  Kapawi Ecolodge & Reserve. El hotel fue construido por artesanos locales con materiales propios de la zona y con un estilo  nativo. Un 90 por ciento del personal de Kapawi son achuar, quienes velan porque el hotel funcione de forma “ecológicamente responsable y culturalmente sensible”, según lo que dicta su propio estilo de vida.

En pocos años, el proyecto comunitario se convirtió en un éxito total. National Geographic lo denominó como uno de los “Mejores Hoteles de Ecuador” en el 2011; ganó el Premio Ecuador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo 2010, el “Premio Ecoturismo 2002″ de Skal International – Professionnels du Turisme y el premio “Excelencia en Ecoturismo 2000” de Conservación Internacional. Este año Rainforest Alliance reconoció a Kapawi como “Promotor de los estándares de sostenibilidad 2013” durante su gala anual en la ciudad de Nueva York.

El gerente general de Kapawi, Andrés Ordóñez, nos cuenta sobre el éxito de Kapawi no solo como empresa sino como un motor de desarrollo  y una herramienta para preservar la cultura achuar.

Pregunta: ¿Por qué los achuar decidieron aportar al turismo en lugar de otras actividades para diversificar sus ingresos?

Kapawi Ecolodge & ReserveOrdóñez: Cuando inició el proyecto a mediados de los 90, no estaban muy claras las posibilidades desarrollo que existían para estas comunidades.  En las décadas anteriores hubo mucho conflicto con la exploración y explotación petrolera, mientras que la agricultura no era una buena opción por las condiciones geográficas y porque a los habitantes locales les bastaba con los huertos para consumo propio. Entonces el turismo se presentó como una propuesta innovadora que les permitía generar ingresos, cumplir su deseo de ser reconocidos y consolidarse como nacionalidad, y obtener posesión legal de sus tierras. Además, los convertiría en pioneros en la región.

P: ¿Cómo se han beneficiado los habitantes locales del gran éxito que tiene Kapawi?

O: Más que una marca y un negocio, el hotel es la punta de lanza de la Nacionalidad Achuar del Ecuador. Kapawi se ha convertido en una herramienta para preservar la cultura Achuar y sus tierras a través del turismo sostenible, el cual ha generado muchos empleos y oportunidades de capacitación, ingresos para las familias y ha expuesto a estas comunidades ante el mundo como los guardianes de la selva.

P: ¿Cómo contribuye el hotel al bienestar económico de las comunidades achuar?Kapawi Ecolodge & Reserve

O: Además de proveer empleos, los recursos económicos recaudados por el ingreso de turistas se entregan trimestralmente a la comunidad para costear varias necesidades. La prioridad es apoyar la salud y la educación, entonces primero se destina dinero a las escuelas y clínicas. El dinero adicional se distribuye entre los gastos administrativos de cada una de las seis comunidades, en capacitación, talleres y en proyectos de innovación, como la construcción de la primera canoa solar de la Amazonía que tenemos en fase final de implementación.

P: ¿Por qué optó Kapawi por la certificación de SmarVoyager y la verificación Rainforest Alliance?

O: Porque las certificaciones y verificaciones apoyan la gestión responsable al brindar una garantía de nuestros esfuerzos en sostenibilidad y reforzar las acciones que toma el hotel en esta dirección.

P: ¿Cómo recibieron los empleados y la comunidad el reconocimiento “Promotor de los estándares de sostenibilidad 2013” de Rainforest Alliance?

Kapawi Ecolodge & ReserveO: Se recibió con una emoción significativa por la importancia internacional del reconocimiento y porque Rainforest Alliance ha sido aliado especial para Kapawi durante muchos años. Este premio reconoce la gestión de las comunidades y particularmente el trabajo del personal de Kapawi, quiense se consideran ecuatorianos que comprenden la importancia de la sostenibilidad. Estamos muy orgullosos de ser una de las pocas empresas que tiene al turismo sostenible como eje de sus operaciones.

P: ¿Cuáles son los principales retos que enfrenta la empresa?

O: El principal desafío es mantener activa y viva la cultura achuar, porque las tentaciones de desviarse son muchas. Además, el hotel es ahora 100 por ciento propiedad de la comunidad, lo que es un gran logro pero también significa que sus dueños no tienen aún los suficiente recursos económicos para recapitalizar e innovar, algo clave para enfrentar la competencia regional y las crecientes necesidades internas.

P: ¿Es más difícil mantener viva la cultura tradicional  cuando deben adaptarse a las necesidades modernas del negocio, como adoptar nuevas tecnologías y aprender otros idiomas?

O: Como dijo Darwin, “la especie que sobrevive es la que se adapta a los cambios”. El dinamismo contemporáneo acelera algunos cambios, pero los achuar mantienen una relación de armonía y respeto con su tierra, lo que ha sido la pieza clave para preservar un fuerte orgullo y vínculo con sus raíces y mantener un negocio basado en sus tradiciones. La tecnología, Internet, aprender idiomas, son herramientas de trabajo que fortalecen la empresa y  ayudan a los achuar a compartir su cultura con el mundo.

P: ¿Cómo planean mantener  y mejorar el modelo de negocios y turismo sostenible de Kapawi Ecolodge?

Kapawi Ecolodge & ReserveO: Tenemos que mantener las prácticas de sostenibilidad cultural y ambiental, mientras trabajamos simultáneamente en la innovación del modelo del negocio. Queremos que el impacto positivo de Kapawi llegue a más comunidades e impulse un desarrollo productivo.  Ya estamos ya trabajando en esto y esperamos iniciar una nueva etapa en el 2014.

P: ¿Cómo ha cambiado su propia vida desde que trabaja en Kapawi?

O: He trabajado en el sector turismo durante 18 años y en turismo comunitario desde hace 10 años, sin embargo, este trabajo es especial. Trabajar en Kapawi conlleva un compromiso extraordinario y una entrega a largo plazo porque debemos no solo cumplir los objetivos del negocio, sino que se debe apoyar la visión de todo un pueblo, de 7.000 personas quienes buscan preservar su cultura y  naturaleza y vivir en armonía con ella.

Foto de la semana: Playa, selva y lujo

Manuel Antonio es uno de los destinos más idílicos de Costa Rica. Ubicado en el Pacífico Central del país, es famoso por sus playas de arena blanca, sus aguas calmas y cálidas, por su denso bosque rico en biodiversidad y por las impresionantes vistas del océano que se pueden disfrutar desde los hoteles localizados arriba en la montaña.

Uno de estos hoteles es Si Como No Resort Spa & Wildlife Refuge.  Este hotel boutique combina naturaleza, sostenibilidad, lujo y una vista del océano que lo dejará sin aliento. Si Como No es un pequeño oasis con 58 habitaciones anidadas en medio de la jungla, dos restaurantes, dos piscinas, un cine THX, un spa de clase mundial y un refugio privado de vida silvestre de 12 hectáreas.

Consejos de viaje para aprovechar la temporada baja

Foto por Ocean Coral & Turquesa

Los viajes en temporada baja (o “fuera de temporada”) por lo general coinciden con el verano y otoño en los Estados Unidos y Europa. Los viajeros conocedores saben que viajar durante esta época del año usualmente significa precios más bajos y que los destinos estarán menos abarrotados, especialmente en destinos cálidos como América Latina y el Caribe. Esta temporada es particularmente conveniente para vacaciones familiares, ya que no hay que preocuparse porque los niños pierdan clases; además, muchas aerolíneas, tour operadores, hoteles grandes y albergues pequeños ofrecen descuentos significativos durante estos meses. De hecho, algunas tarifas podrían estar a mitad de precio si se comparan con la temporada alta. Continúen leyendo para ver algunas ideas de viaje en la temporada baja, incluyendo hoteles sostenibles con tarifas de descuento.*

México

Foto por Hotel Rosewood MayakobaSi desea visitar la famosa Riviera Maya, encontrará mejores precios a partir de mayo, después de las vacaciones de primavera conocidas como “spring break”, y hasta principios de diciembre, antes de la Navidad.. Los   restaurantes y tiendas de Cancún y Playa del Carmen también serán más baratos, al igual que los tours a las atracciones cercanas como las ruinas maya de Tulum. Adicionalmente, disfrutará de playas considerablemente menos congestionadas

Tome en cuenta que el final del verano típicamente coincide con la temporada lluviosa en México. Dependiendo del año y su destino específico, esto podría significar desde una hora de lluvia moderada en la tarde hasta el paso de un huracán. Mejor investigue y esté consciente de los riesgos antes de reservar su viaje.

Algunos hoteles sostenibles a considerar:

  • Hotel Rosewood Mayakoba es un precioso resort todo incluido sobre la Playa del Carmen. Las tarifas comienzan en $475/noche en la temporada baja (comparado con $750/ noche en la temporada alta).
  • Hotel Barceló Costa Cancún es un resort todo incluido estilo mediterráneo en Cancún. Las tarifas comienzan en $157/noche para una habitación doble en la temporada baja (comparado con $340/noche en la temporada alta).

Costa Rica

Foto por SEE TurtlesEn Costa Rica la época lluviosa va desde mayo hasta noviembre. El aire sigue siendo cálido aún si está lloviendo, por lo que la mayoría de los tours operarán sin importar el clima. Al haber menos clientes, usted podrá gozar de  una atención más personalizada durante actividades como líneas tirolesas y paseos en kayak. Habrá menos personas en la playa y usualmente todo es más barato, desde hoteles hasta restaurantes.

La temporada baja es una excelente época del año para observar la vida silvestre. Bandadas de aves migratorias atraviesan el país en otoño en su largo viaje hacia el sur para pasar el invierno. Si desea ver tortugas marinas, el pico de la temporada de anidación ocurre entre abril y mayo para la tortuga baula, entre agosto y setiembre para la tortuga verde en la costa del Caribe y entre agosto y noviembre para la tortuga golfina en la costa del Pacífico. La mejor temporada para avistamiento de ballenas jorobadas es entre agosto y octubre en la costa Pacífica. Tenga en cuenta que los tours para observar ballenas en sí serán más caros durante la época pico, pero podrá encontrar buenos precios para alojamiento, amenidades y otras actividades en el área.

Algunos hoteles sostenibles en Costa Rica:

  • La Laguna del Lagarto Lodge es un ecoalbergue en el bosque lluvioso del norte de Costa Rica. Las habitaciones dobles cuestan $40/noche entre mayo y octubre (comparado con $72/noche en la temporada alta).
  • L’Acqua Viva Resort & Spa es un hotel de lujo en Playa Nosara, en la costa Pacífica norte cerca de los principales sitios de anidamiento de tortugas golfinas. La tarifa de las habitaciones de lujo es de $199/noche entre mayo y noviembre (comparado con $240/noche durante la época pico).
  • Lapa Ríos es un ecoalbergue de lujo en la península de Osa cerca de las áreas de reproducción de las ballenas jorobadas. Las habitaciones sencillas están en $350/noche entre mayo y octubre (comparado con $510/noche en la temporada alta).
  • Esquinas Rainforest Lodge es un ecoalbergue en el bosque lluvioso en el Parque Nacional Piedras Blancas en el sur de Costa Rica. Las tarifas de las habitaciones sencillas son $100/noche en mayo y junio y $139/noche entre julio y octubre (comparado con $161/noche en la temporada alta).

Belice

Foto por Hamanasi Adventure & Dive ResortLa época lluviosa es entre mayo y noviembre y generalmente se caracteriza por algún corto aguacero en la tarde. El promedio de lluvia es significativamente más alto en el sur del país. La temporada de huracanes va de agosto a octubre, por lo que se debe asegurar de mantenerse al tanto de las noticias si está planeando aprovechar la marcada reducción en precios durante esos meses.

Algunos hoteles sostenibles en Belice:

  • San Ignacio Resort Hotel  está situado en el distrito Cayo de Belice, en la margen occidental del río Macal. Las habitaciones sencillas cuestan $144/noche entre mayo y noviembre (comparado con $168/noche en la temporada alta).
  • Black Orchid Resort está en las márgenes del Old River, un río rico en vida silvestre. La tarifa de las habitaciones dobles es de $115/noche desde julio hasta noviembre (comparado con $140/noche en la temporada alta).
  • Hamanasi Adventure & Dive Resort es un hotel de lujo de preciosa construcción en la costa central. Las habitaciones dobles frente a la playa cuestan $251/noche entre junio y mediados de diciembre (comparado con $398/noche en la temporada alta).

Caribe

Foto por Sea-U Guest HouseLa temporada baja en el Caribe es aproximadamente entre mediados de abril y mediados de diciembre, pero el precio se reduce mucho dependiendo de la isla y aún del hotel mismo. Las playas tienen muchísima menos gente aunque el clima continúa siendo cálido y soleado. La época pico de la temporada de huracanes es entre agosto y octubre, por lo que es mejor investigar el estado del tiempo antes de escoger las fechas de su viaje. En algunas áreas donde el número de visitas baja drásticamente, los restaurantes y otros negocios cierran durante la temporada y los hoteles ofrecen menos amenidades. Asegúrese de preguntar qué estará disponible antes de hacer sus reservaciones.

Algunos hoteles sostenibles en el Caribe:

  • Hotel Mocking Bird Hill es un hotel boutique de lujo en Port Antonio, Jamaica. Una habitación con vista al jardín cuesta $230/noche entre mayo y diciembre (comparado con $345/noche en la temporada alta).
  • Sea-U Guest House es un encantador bed & breakfast en el pequeño pueblo de Bathsheba en Barbados. El alojamiento en estudios estilo apartamento cuesta $144/noche desde mediados de abril hasta octubre (comparado con $184/noche en la temporada alta).

* Todas las tarifas en USD y vigentes a mayo de 2013.

Foto de la semana: Un vistazo al pasado

Hotel Plaza Colón, Nicaragua

Desde los balcones del Hotel Plaza Colón, en Granada, Nicaragua, usted puede disfrutar de una taza de café o una copa de vino mientras echa un vistazo al pasado gracias a la encantadora vista del parque central y la Catedral de Granada.

Granada es una colorida y vibrante ciudad colonial que fue establecida en 1524 y todavía mantiene una rica herencia española, la cual se aprecia en su arquitectura vieja y elegante.

En Granada también puede disfrutar del Lago de Nicaragua, uno de los lagos más grandes y escénicos en el mundo.